ENTRE LAS ESTRELLAS

A menudo se cree que el espacio interestelar se encuentra totalmente vacío, pero no es cierto. Gran parte del espacio interestelar está ocupado por gas —principalmente hidrógeno y helio— y por minúsculas partículas que los astrónomos denominan polvo, compuestas principalmente por carbono, silicio y oxígeno. En algunas regiones, el material interestelar es muy denso y forma nebulosas. En otras, la densidad del gas y del polvo interestelar es muy baja. La imagen de la derecha muestra una vista infrarroja del gas y del polvo de nuestra galaxia, a lo largo del plano de la Vía Láctea. Se ven claramente áreas de polvo y gas densos, así como regiones esencialmente vacías.



W. Waller y F. Varosi (GSFC), IRAS, SkyView, NASA

La materia interestelar irradia intensamente en el infrarrojo. La mayor parte de este gas y polvo se origina en la muerte de las estrellas, que explotan como supernovas o que expulsan al espacio sus capas más externas, con lo que devuelven la materia al espacio interestelar. De este material se forman las nuevas estrellas. Con frecuencia, el gas y el polvo interestelares sólo puede detectarse como emisiones infrarrojas. Gracias a la utilización de detectores infrarrojos, los astrónomos pueden penetrar las nubes de gas y polvo interestelares, a menudo invisibles, y obtener amplia información sobre su composición y su estructura. La astronomía infrarroja ha detectado varios tipos de moléculas interestelares complejas. Más abajo se presentan dos imágenes infrarrojas tomadas por NICMOS de la materia expulsada al espacio por estrellas en las últimas etapas de sus vidas.



Imagen de la izquierda: Cortesía de Rodger Thompson, Marcia Rieke, Glenn Schneider, Dean Hines (Universidad de Arizona); Raghvendra Sahai (Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL); Equipo de Definición de Instrumental de NICMOS, y NASA/AURA/STScI
Imagen de la derecha: Cortesía de William B. Latter (Centro Científico de SIRTF/Caltech) y NASA/AURA/STScI

Un descubrimiento sorprendente de la misión IRAS fue que el espacio está ocupado por finas motas de polvo, muy débiles para ser detectadas en el espectro visible. A estas nubes se las denomina cirros infrarrojos, porque se asemejan a las altas nubes presentes en la atmósfera terrestre. Los cirros infrarrojos son muy fríos (15 a 30 K, o -258 a -243 °C) y por ello sólo se pueden detectar en el infrarrojo. Su temperatura se debe a que los granos de polvo interestelares son calentados muy levemente por la radiación de las estrellas circundantes.


interestelares 158 micrones flujo longitud de onda (micrones) Imagen de un cirro infrarrojo observado por IRAS hacia el polo sur celeste; espectro de un cirro infrarrojo obtenido por ISO-LWS

El observatorio espacial infrarrojo (ISO) está especialmente equipado para observar el medio interestelar en detalle. Con ISO, los astrónomos descubrieron líneas de emisión del vapor de agua en diversas fuentes, tales como regiones de formación de estrellas, nebulosas planetarias y estrellas cercanas recién formadas. ISO también identificó por primera vez moléculas de hielo de cianuro de hidrógeno en una nube de polvo alrededor de una estrella muy joven.

Última actualización: 7 de setiembre de 2000


El universo infrarrojo | Los planetas y nuestro sistema solar | La formación de las estrellas | Estrellas | Planetas extrasolares | Nuestra galaxia | Otras galaxias | Masa perdida – ¿Enanas marrones? | El universo temprano

PÁGINA PRINCIPALSIGUIENTE

CENTRO DE PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS INFRARROJO