PLANETAS EXTRASOLARES

En la década de 1980, gracias a las observaciones llevadas a cabo por el satélite IRAS, los astrónomos descubrieron una veintena de estrellas rodeadas de polvo interestelar, cuya emisión infrarroja se extendía hasta cientos de unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia entre la Tierra y el Sol). Este descubrimiento llevó a los astrónomos a realizar observaciones más detalladas de estas estrellas. Así, se han encontrado extensas regiones de polvo en forma de discos en el plano de rotación de algunas estrellas. A partir de la materia que compone estos discos, se forman o se formarán en el futuro los planetas. Estos resultados han dado origen a uno de los nuevos campos de investigación más interesantes de la astronomía: la búsqueda de planetas alrededor de otras estrellas. Algunas de las estrellas estudiadas fueron Beta Pictoris, HL Tauri, Vega, Epsilon Eridani y Alfa Piscis Austrinus. El descubrimiento de estos discos proporcionó la primera evidencia sustancial de que es posible que existan otros sistemas solares. Unos años más tarde, en 1995, se detectó la posible existencia de un planeta de tamaño similar a Júpiter alrededor de la estrella Beta Pictoris.



Imagen de la izquierda: J.L. Beuzit y colaboradores. (Observatorio de Grenoble), ESO
Imagen de la derecha: G. Schneider (Observatorio Steward, Universidad de Arizona), B. Smith (Universidad de Hawaii), NIC MOS/IDT

La ilustración anterior (izquierda) es una imagen infrarroja de Beta Pictoris* [página en Inglés], tomada con el Observatorio Europeo del Sur (ESO). La presencia de una deformación en este disco indica la existencia de un planeta similar a Júpiter alrededor de esta estrella. Hay también evidencia de la existencia de cometas alrededor de Beta Pictoris. Con excepción de Beta Pictoris, estos discos de materia no son captados por los telescopios a longitudes de onda visibles. La luz visible de un planeta o de un disco es ocultada por el intenso brillo de la estrella alrededor de la cual orbita. En el infrarrojo, donde los planetas tienen su brillo máximo y la intensidad de la estrella se reduce, es posible detectar sus planetas. Para facilitar la detección de planetas, los astrónomos infrarrojos utilizan discos que ocultan la luz de la estrella y permiten obtener una mejor vista de sus posibles planetas. La ilustración anterior (derecha) es una imagen infrarroja de un disco alrededor de la estrella HR 4796A* [página en Inglés], tomada con la cámara infrarroja NICMOS del Hubble. En esta imagen se aprecia claramente cómo es bloqueada la luz de la estrella (que es cerca de 1000 veces más brillante que el disco) para ver mejor el anillo de materia que la rodea.

Los futuros y cautivantes programas infrarrojos en el espacio, como por ejemplo SIRTF* [página en Inglés] y TPF* [página en Inglés], así como otros programas de investigación terrestres tales como el interferómetro Keck* [página en Inglés], concentrarán sus esfuerzos en el descubrimiento y el estudio de planetas extrasolares.

* Sitio web externoÚltima actualización: 7 de setiembre de 2000

El universo infrarrojo | Los planetas y nuestro sistema solar | Formación de las estrellas | Estrellas | Nuestra galaxia | Otras galaxias | Entre las estrellas | Masa perdida – ¿Enanas marrones? | El universo temprano

PÁGINA PRINCIPALSIGUIENTE

CENTRO DE PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS INFRARROJO