FORMACIÓN DE LAS ESTRELLAS

Muchos de los objetos infrarrojos más interesantes están asociados con la formación de las estrellas. Las estrellas son formadas por nubes de gas y polvo que se colapsan por su propia gravedad. Al colapsarse, la nube gaseosa aumenta su densidad y su temperatura, y se hace más caliente y densa en su centro, que es donde con el tiempo surgirá la nueva estrella. El objeto formado al centro de la nube colapsada, que luego se convertirá en estrella, se denomina protoestrella. Como las protoestrellas están rodeadas de gas y polvo, es difícil detectarlas como luz visible. Las ondas visibles que emite son absorbidas por la materia que la rodea. Sólo en las fases evolutivas más avanzadas, cuando la protoestrella alcanza más temperatura y su radiación despeja gran parte del material adyacente, la nueva estrella puede ser detectada como luz visible. Hasta entonces, las protoestrellas sólo se pueden detectar como luz infrarroja. La luz de la protoestrella es absorbida por el polvo que la rodea, el cual se calienta e irradia en el infrarrojo. Los estudios de las regiones de formación de las estrellas nos darán información clave sobre cómo nacen las estrellas y, en consecuencia, acerca de la formación de nuestro propio sol y de nuestro sistema solar.

IRAS catalogó millares de condensaciones calientes y densas dentro de las nubes de gas y polvo, que podrían ser regiones de Formación de las estrellas. A continuación se incluyen dos imágenes de IRAS: la constelación de Orión, en la cual existen varias regiones de formación estelar activa, y la nube Rho Ophiuchi.

Cuando las protoestrellas comienzan a desprenderse del polvo y gas que las rodea, a través de su “viento” estelar, se denominan estrellas T-Tauri. El polvo caliente que permanece alrededor de estas estrellas continúa irradiando en el infrarrojo. Existen evidencias de que el gas y el polvo remanentes forman discos giratorios que marcan el inicio de sistemas planetarios. Los objetos Herbig-Haro, que también están relacionados con estrellas de reciente formación, se pueden estudiar en el infrarrojo. Estos objetos son pequeñas nebulosas que varían de tamaño y brillo en pocos años. Tanto los objetos Herbig-Haro como las estrellas T-Tauri se encuentran en regiones de formación estelar activa. Se cree que estas nebulosas corresponden a flujos de gas de alta velocidad expulsado por estrellas jóvenes al chocar contra nubes interestelares. El estudio de las estrellas T-Tauri y los objetos Herbig-Haro nos ayudará a comprender los detalles de cómo se forman las estrellas. Más abajo se muestran las imágenes infrarrojas obtenidas por óptica adaptiva de dos estrellas T-Tauri (HL Tauri, UY Aur) [página en Inglés].


Imágenes: Gentileza de Laird Close, Grupo de Óptica Adaptiva, Universidad de Hawaii

Los glóbulos de Bok se encuentran también en regiones de formación estelar. Son nubes pequeñas (aproximadamente 1 año luz de diámetro) que contienen de 10 a 1000 masas solares de gas y polvo. En la luz visible, los glóbulos de Bok se ven como una silueta oscura contra las nebulosas brillantes. No producen ninguna luz óptica por sí mismos y se cree que son nubes que se están colapsando y que más tarde formarán estrellas. Las observaciones infrarrojas de IRAS demostraron que algunos glóbulos de Bok contienen protoestrellas. Por ejemplo, Barnard 5 es un glóbulo de Bok que contiene por lo menos cuatro protoestrellas.

Última actualización: 6 de setiembre de 2000

El universo infrarrojo | Los planetas y nuestro sistema solar | Estrellas | Planetas extrasolares | Nuestra galaxia | Otras galaxias | Entre las estrellas | Masa perdida – ¿Enanas marrones? | El universo temprano

PÁGINA PRINCIPALSIGUIENTE

CENTRO DE PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS INFRARROJO