ESTRELLAS

Mucho hemos aprendido acerca de las estrellas mediante el estudio de su emisión infrarroja. Las observaciones infrarrojas nos han llevado al descubrimiento de una gran cantidad de estrellas que son demasiado frías para ser detectadas por su luz visible o que están ocultas por nubes de gas y polvo. Las observaciones infrarrojas también condujeron al descubrimiento de varias estrellas que tienen materia en órbita alrededor de ellas.

La imagen anterior muestra las fuentes puntuales vistas por el satélite astronómico infrarrojo (IRAS) en todo el cielo. El plano de nuestra galaxia (la Vía Láctea) se encuentra a lo largo de la imagen. Las fuentes han sido coloreadas de acuerdo a sus colores infrarrojos. Las fuentes azules son las estrellas más frías dentro de nuestra galaxia y muestran una concentración evidente hacia el plano y el centro galácticos. Las fuentes de color verde-amarillo son galaxias que están uniformemente distribuidas en el cielo, con un incremento a lo largo del círculo mayor por encima del plano galáctico. Este incremento se debe a las galaxias del supercúmulo local. Las fuentes rojizas son cirros infrarrojos, compuestos por materia extremadamente fría muy cerca de nosotros, en nuestra propia galaxia. Las áreas negras no fueron examinadas por IRAS.

En 1997, la cámara infrarroja del telescopio espacial Hubble (NICMOS) reveló una de las estrellas más brillantes de nuestra galaxia* [página en Inglés]. Esta estrella, más de 10 millones de veces más brillante que nuestro sol, fue descubierta en el centro de la Vía Láctea, donde permanecía oculta a los telescopios ópticos por la densidad del polvo que la rodea. En la imagen de la izquierda se pueden ver dos capas de gas expulsadas por la estrella, en una de las erupciones estelares más grandes jamás vistas. La imagen de la derecha muestra el descubrimiento de una estrella “espiral” en el infrarrojo* [página en Inglés]. Esta estrella, llamada Wolf-Rayet 104, es tres veces más grande que nuestro sol y 100.000 veces más brillante. Por su tamaño tan grande y su radiación tan intensa, parte de su atmósfera es expulsada. Wolf-Rayet 104 es un sistema binario de estrellas y su compañera es una estrella más pequeña de tipo OB. El material expulsado por Wolf-Rayet 104 interactúa con los vientos estelares de ambas estrellas, dando lugar a una configuración en espiral.



Imagen de la izquierda: Cortesía de Don F. Figer (Universidad de California en Los Ángeles) y NASA, AURA/STScI
Imagen de la derecha: Cortesía del Laboratorio de Ciencias Espaciales de la Universidad de California en Berkeley/Observatorio W.M. Keck

Hay una clase de estrellas, llamadas estrellas variables Mira, que emiten la mayoría de su radiación en el infrarrojo. Se trata de estrellas gigantes rojas y frías, con un tamaño aproximadamente 700 veces el diámetro de nuestro sol, y son la clase más numerosa de las estrellas variables (estrellas de brillo variable).

* Sitio web externo Última actualización: 6 de setiembre de 2000

El universo infrarrojo | Los planetas y nuestro sistema solar | Formación de las estrellas | Planetas extrasolares | Nuestra galaxia | Otras galaxias | Entre las estrellas | Masa perdida – ¿Enanas marrones? | El universo temprano

PÁGINA PRINCIPALSIGUIENTE

CENTRO DE PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS INFRARROJO